Reciclaje: qué es?

Aunque mucho se ha hablado, y escrito desde luego, sobre el tema de reciclaje y conscientes de que ya muchos de nosotros entendemos algo del tema, vamos sin embargo a intentar una definición a riesgo de caer en un tema trillado.

El reciclaje consiste en someter de nuevo una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto, útil a la comunidad. También se podría definir como la obtención de materias primas a partir de desechos, introduciéndonos de nuevo en el ciclo de reutilización y se produce ante la perspectiva del agotamiento de recursos naturales y para eliminar de forma eficaz los desechos.

Uno de los grandes problemas que enfrentan las urbes modernas, entre otros muchos, es precisamente el del manejo de los desechos sólidos. Las autoridades competentes diseñan políticas tendientes a mitigar los inconvenientes y producen normas que a la postre se convierten en letra muerta ante la laxitud de las mismas en imponer sanciones que obliguen a la población a cumplirlas. El problema se acrecienta debido a que las pautas de consumo y la cultura de lo descartable de estas últimas décadas, de usar un producto por corto tiempo y luego desecharlo, viene creando un exponencial crecimiento de residuos. Esta acción generalizada fue motivada por los diseñadores y fabricantes de los mismos que elaboran los productos con ese fin, con un tiempo de uso breve bien establecido, lo que les favorece económicamente.

Como consecuencias en el mundo se generan millones de toneladas de residuos. Para gestionar toda esta ingente cantidad de residuos los responsable optan por soluciones como la de incinerarlos, por ejemplo o, enviarlos a los rellenos sanitarios. Pero estos métodos son altamente contaminantes y no sostenibles en el tiempo. Por lo que la mejor opción es el reciclaje de los materiales cuando sus características lo permiten. Por eso hablamos de la reutilización de las partes o de todos los materiales que componían un producto para producir el mismo u otro producto distinto.De esta manera se reducen los residuos. Cuanto más se recicla, menos basura se acumula y menos problemas ambientales.

Todo este proceso del reciclaje, pasa por varias fases:

El reciclaje comienza en entornos industriales y domésticos, mediante la separación de los materiales. El siguiente paso consiste en la recuperación de estos materiales por las empresas públicas y privadas y su posterior traslado a las plantas de transferencia. En estas plantas, se almacenan y compactan grandes cantidades de residuos, para su posterior transporte en grandes cantidades hacia las plantas de reciclaje, llamadas plantas clasificadoras. Es aquí cuando se hace una separación exhaustiva de los residuos. En estas plantas, encontramos en algunos casos, las plantas de valoración, o reciclador final, donde se obtienen nuevas materias o productos, se almacenan los materiales en grandes vertederos, o bien se produce energía como es el caso de las plantas de biogas.

Reciclaje doméstico

Desde que se inició hace ya algunos años el movimiento ambientalista en el mundo y comenzaron a propagarse las alertas sobre el riesgo de la contaminación ambiental, la mayoría de nostros empezó a hablar de reciclaje y de cuidar el planeta. Sin embargo cuando se nos pregunta: “tu reciclas?”, la respuesta es “no, todavía no empezamos pero pronto lo vamos a hacer” Y, por supuesto, nunca lo hacemos. Por lo menos hasta ahora.

La verdad es que muchos de nosotros ni siquiera sabe cómo hacerlo y no nos hemos preocupado por averiguarlo. Por eso en esta nota vamos a conocer cómo se recicla la basura en casa.

El reciclaje en el hogar no requiere de mucho esfuerzo, sino más bien de educación; como cuando se trata de instalar cualquier hábito al principio será un poco difícil y luego de semanas será una práctica más en familia. Es probable que la reducción de basura llegue al 50 por ciento. No solo verás el cambio, tú y tu familia serán parte de él.

El reciclaje en el hogar no requiere de mucho esfuerzo, sino más bien de educación, como cuando se trata de instalar cualquier hábito al principio será un poco difícil y luego de semanas será una práctica más en familia. Es probable que la reducción de basura llegue al 50 por ciento. No solo verás el cambio, tú y tu familia serán parte de él. En esta entrega vamos a analizar el primer paso de muchos que trataremos en entregas futuras.

Paso # 1. Compromiso

Si eres el líder de la tu familia o del lugar en donde resides es muy importante que no sólo tú seas el involucrado. Realiza una reunión de vecinos informando sobre el interés en reciclar basura, háblales de los beneficios. Si hay niños, coméntales del cuidado del planeta. Ellos son muy receptivos y multiplicadores de iniciativas.

Como líder de la familia concientiza a todo el núcleo (esposa (o), hijos -sobre todo los hijos que serán los recicladores naturales del futuro si los preparamos desde ahora-, abuelos, tíos, hermanos) sobre la necesidad y los beneficios del reciclaje. Pero has que esto se convierta en una cultura cotidiana hasta que se forme el un hábito.

próxima entrega: Paso #2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *